La Biblia establece en forma muy clara la estructura del año Bíblico decretada en Levítico 23, la forma de conformar dicha estructura es instituyendo la semana como la unidad de medición del tiempo, de tal manera que siete días forman una semana, siete semanas integran un mes y siete meses un año. Se deberán incluir en cada mes las correspondientes fiestas de Yahveh, pero sin que cuenten como días hábiles de trabajo o de descanso; la totalidad de los días del año Bíblico es de 365, coincidiendo con los días del año civil actual.

1. La semana de días:

Seis días se trabajará, pero el séptimo día será de descanso completo, reunión sagrada en que no haréis trabajo alguno. Será descanso de Yahveh dondequiera que habitéis. Levítico 23:6

Se decretan además las solemnidades de Yahveh, las cuales son reuniones sagradas que se deben convocar en las fechas señaladas y durante las cuales no se debe hacer ningún trabajo servil, dichas fiestas son las siguientes:

2. La Pascua y los Ázimos:

En el mes primero, el día catorce del mes, entre dos luces, será la Pascua de Yahveh. El quince de este mes se celebrará la fiesta de los Ázimos en honor de Yahveh. Durante siete días comeréis panes Ázimos. El día primero tendréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil. Ofreceréis durante siete días manjares abrasados a Yahveh. El séptimo día celebraréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil. Levítico 23:5

Los días de totalidad de estas fiestas son ocho; un día para la Pascua y siete días para la celebración de los panes Ázimos, en todos ellos no se deberá hacer ningún trabajo servil ya que son fiestas de Yahveh.

Es muy importante observar que por decreto de Yahveh, se establece como ley que: La Pascua se deberá celebrar el día catorce del primer mes, es decir, el día séptimo de la segunda semana del primer mes y siempre deberá ser sábado.

3. La fiesta de las Gavillas:

Habla a los israelitas y diles: Cuando, después de entrar en la tierra que yo os doy, seguéis allí su mies, llevaréis una gavilla, como primicias de vuestra cosecha, al sacerdote, que mecerá la gavilla delante de Yahveh, para alcanzaros su favor. El día siguiente al sábado la mecerá el sacerdote. Levítico 23:10

4. La fiesta de las semanas:

Contaréis siete semanas enteras a partir del día siguiente al sábado, desde el día que habréis llevado la gavilla de la ofrenda mecida; hasta el día siguiente al séptimo sábado, contaréis cincuenta días y entonces ofreceréis a Yahveh una oblación nueva. Levítico 23:15

Ese mismo día convocaréis una reunión sagrada; la celebraréis y no haréis ningún trabajo servil. Decreto perpetuo será éste de generación en generación dondequiera que habitéis. Levítico 23:21

5. El día primero del mes Séptimo:

Habla a los israelitas y diles: En el mes séptimo, el primer día del mes será para vosotros de gran descanso, una fiesta conmemorativa con clamor de trompetas, una reunión sagrada. No haréis ningún trabajo servil, y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. Levítico 23:24

6. El día de la expiación:

Habló Yahveh a Moisés, diciendo: Además el día décimo de este mes séptimo será el día de la expiación, en el cual tendréis reunión sagrada; ayunaréis y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. No haréis en ese mismo día ningún trabajo, pues es el día de la expiación. Levítico 23:26

Será para vosotros día de descanso completo y ayunaréis; el día nueve del mes, por la tarde, de tarde a tarde, guardaréis descanso. Levítico 23:32

7. La fiesta de las Tiendas:

Habló Yahveh a Moisés diciendo: Habla a los israelitas y diles: El día quince de ese séptimo mes celebraréis durante siete días la fiesta de las Tiendas en honor de Yahveh. El día primero habrá reunión sagrada y no haréis trabajo servil alguno. Durante siete días ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. El día octavo tendréis reunión sagrada y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. Habrá asamblea solemne. No haréis trabajo servil alguno. Levítico 23:33

El día quince del séptimo mes, después de haber cosechado el producto de la tierra, celebraréis la fiesta en honor de Yahveh durante siete días. El primer día será de descanso completo e igualmente el octavo. Levítico 23:39

8. El inicio del año:

Fueron destrozados el lino y la cebada, pues la cebada estaba ya en espiga, y el lino en flor. El trigo y la espelta no fueron destrozados por ser tardíos. Éxodo 9:31

Dijo Yahveh a Moisés y a Aarón en el país de Egipto: Este mes será para vosotros el comienzo de los meses; será el primero de los meses del año. Éxodo 12:1

Dijo, pues, Moisés al pueblo: Acordaos de este día en que salisteis de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Yahveh os ha sacado de aquí con mano fuerte; y no comáis pan fermentado. Salís hoy en el mes de Abib. Éxodo 13:3

Guarda el mes de Abib y celebra en él la Pascua en honor de Yahveh tu Dios, porque fue en el mes de Abib, por la noche, cuando Yahveh tu Dios te sacó de Egipto. Deuteronomio 16:1

Bíblicamente el inicio del año se establece con el inicio del mes de Abib, cuando la cebada ya se encuentra en espiga y conmemora el momento cuando Yahveh sacó a Israel de Egipto; en dicho mes se celebra la fiesta de la Gavilla, la Pascua y la fiesta de los panes Ázimos. El mes referido, se encontraba definido entre los actuales meses de marzo y abril. Astronómicamente en el mes de Abib se encuentra el punto Aries que corresponde al equinoccio de primavera.

El Dios creador de todas las cosas debió de dejarnos establecido de una manera irrefutable e inconfundible, una señal astronómicamente válida; para indicarnos el momento exacto del inicio del año, y esta señal es el punto Aries.

Por lo expresado anteriormente se puede establecer que Bíblicamente el inicio del año se encuentra entre los actuales meses de marzo y abril, astronómicamente en el punto Aries, es decir en el equinoccio de primavera; el primer día del año, coincide con el día uno de la primera semana del primer mes y el último día del año deberá ser el día séptimo de la última semana del mes séptimo.

Es necesario hacer notar que los meses de los año civil es variable entre los diversos pueblos y culturas de la antigüedad, pero no debemos de confundir las estructuras de los años civiles con la estructura del año Bíblico establecido por Yahveh.

La fecha inamovible para la celebración de la pascua es el día catorce del primer mes, es decir, el día séptimo de la segunda semana, o sea el sábado catorce de la segunda semana del primer mes del año.

La Escritura solamente establece, en el año Bíblico; la existencia de siete meses Levítico 23:24; dentro de los cuales se celebran las fiestas de Yahveh y cada uno de estos siete meses tiene su propia estructura; dependiendo de las fiestas que se hayan establecido celebrar dentro de cada uno de ellos.

La estructura de cada uno de los meses bíblicos se encuentra establecida en Levítico 23:15 y se encuentra formada por siete semanas más el día cincuenta, incluyendo además las fiestas de Yahveh establecidas para cada uno de los meses correspondientes y la cual se encuentra configurada de la siguiente manera:

Tabla del Año Bíblico

La estructura de la tabla del año bíblico, anteriormente presentada, no es perfecta ya que no incluye el ajuste que se hace por el día que se le agrega al año bisiesto; pero existe una posibilidad muy alta de la existencia de esta festividad que se celebrase un día cada cuatro años y que fuera solo del conocimiento de la alta jerarquía del sacerdocio judío; misma que se perdió después del regreso de la cautividad en Babilonia.

 

setenta.sietes@gmail.com                                                                                               setenta.sietes@hotmail.com